22 de Enero del 2018

Benjamín

Benjamín Castillo Plascencia

DATOS GENERALES
Actividad actual
Obispo de Celaya
Fecha de nacimiento
Domingo, Septiembre 9, 1945
Padres
Benjamín Castillo Reza y de María de Jesús Plascencia

donde ejerce

Celaya, Guanajuato

ciudad origen

Ixtlahuacan del Río, Jalisco

genero

Hombre

universidad

Seminario Diocesano de Guadalajara

idiomas

vida personal

La familia Castillo Plascencia tuvo que emigrar a la población de Ahualulco del Mercado, Jalisco cuando Benjamín tenía tres años de edad y cuando cumplió los ocho ya vivían en Arandas, Jalisco. Tiempo después ante la preocupación de que Benjamín recibiera una buena educación, fue enviado a casa de sus abuelos, en el barrio de Santa Teresita en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, para terminar sus estudios de primaria, mientras sus padres permanecieron en Arandas. Ingresó al Seminario Diocesano de Guadalajara en junio de 1959, después de haber concluido la primaria. Realizó su año de servicio o magisterio en Lagos de Moreno, Jalisco, en el Instituto Laguense. El diaconado se le confirió el 14 de abril de 1973, en la Iglesia Catedral de Guadalajara, por parte del Cardenal José Salazar López. Fue destinado a la parroquia de Tula, Hidalgo. Fue ordenado sacerdote el 14 de abril de 1974 por el mismo Cardenal José Salazar López.

semblanza

Sus servicios sacerdotales los presto en Juchipila, Zacatecas, Cuitzeo, Jalisco, Atemajac del Valle y en la capellanía de san Sebastián de Analco. Además trabajó por dos años en la Diócesis de Tabasco, siendo nombrado Párroco de la Parroquia de "San José", en Ciudad Pemex, Macuspana, Tabasco, por Rafael García González, quien en ese entonces era X Obispo de Tabasco. El 23 de diciembre de 1983 fue enviado a España, para estudiar teología catequística, donde estuvo dos años y obtuvo el grado de Bachiller por la Universidad de Comillas, y el grado de Licenciado por la Universidad de Salamanca. A su regreso, fue profesor en el Seminario de Guadalajara. A nivel diocesano en la Arquidiócesis, fue responsable de los Movimientos Laicales de la Sección de Catequesis, Secretario Adjunto de la Vicaria de Pastoral, y luego vicario Interino de Pastoral, cargo que desempeñaba hasta que fue nombrado Obispo Auxiliar de Guadalajara por Papa Juan Pablo II el 18 de noviembre 1999 y ordenado el 8 de enero del 2000, por el Cardenal Juan Sandoval Iñiguez, Arzobispo de Guadalajara, acompañado del Arzobispo Justo Mullor García, Nuncio Apostólico en México, y Javier Navarro Rodríguez, obispo de San Juan de los Lagos. El día 8 de febrero de 2003, el Papa Juan Pablo II, lo designó XII Obispo de la Diócesis de Tabasco, siendo Nuncio Apostólico en México Giuseppe Bertello. El martes 8 de Abril del mismo año, a las 11:30 de la mañana arribó a la Ciudad Episcopal de Villahermosa y a las 6 de la tarde en el Teatro al aire libre del Parque Tabasco tomó posesión canónica de la Diócesis de Tabasco, acompañado por el Nuncio Apostólico, varios Señores Obispos, el Presbiterio Diocesano y miles de fieles católicos que se dieron cita para recibir al XII Obispo de Tabasco. El 29 de abril del 2010 el Papa Benedicto XVI lo designó como Obispo de la Diócesis de Celaya, para donde partió encargándose también de los asuntos administrativos de la Diócesis de Tabasco hasta el 10 de diciembre de ese año, en que fue designado Gerardo de Jesús Rojas López como el XIII Obispo de Tabasco. Actualmente se encuentra realizando su trabajo eclesiástico en la Diócesis de Celaya. El 4 de abril de 2011 varios medios recogieron unas declaraciones suyas en las que afirmó que los homosexuales no nacen sino que se hacen por el ambiente en el que viven. "Son personas enfermas, no se miden, son el fruto de muchas familias con problemas, donde la imagen del padre o de la madre no es clara, donde se ha abusado, donde los padres no son padres y hay muchos casos donde detrás de cada uno de esos hay una tragedia, que no me digan que lo eligieron, la gente que niega sus problemas nunca los supera". Afirmó que los homosexuales tienen una enfermedad que no son capaces de reconocer y que son víctimas de abusos, violencia psicológica, física y hasta de violaciones. Sin embargo, en las mismas declaraciones rechazó que la Iglesia católica menospreciara a los homosexuales ni ha despreciado a nadie en ese sentido.